¿Habéis escuchado hablar alguna vez de los informes que publica PISA? Quizás alguna vez os llegara la noticia sobre las bajas calificaciones obtenidas por nuestro país en sus evaluaciones a nivel mundial.

El Informe PISA evalúa periódicamente (cada tres años) a estudiantes de todo el mundo, basándose en conocimientos, aptitudes y competencias. Si os interesa conocer la posición y la evolución de España, Andalucía o cualquier otro territorio, tenéis mucha información por la red.

Hoy os traigo las conclusiones de un estudio llevado a cabo a nivel mundial sobre la influencia de los progenitores en el desarrollo de los jóvenes, que viene a decir lo que seguro que ya intuíais: que los estudiantes nunca son demasiado mayores para beneficiarse del interés que tienen sus padres por ellos, y que la dedicación de los padres a los hijos está estrechamente asociada a un mejor rendimiento (al menos, según los parámetros de evaluación en PISA).

El estudio completo apenas se extiende cuatro páginas (con ilustraciones y gráficos), pero si queréis ir al grano, aquí os dejo el resumen final:

«Todos los padres pueden ayudar a sus hijos a desplegar todo
su potencial dedicando tiempo a hablar y a leer con ellos, sobre todo, y
especialmente, cuando son muy pequeños.

Los profesores, las escuelas y los sistemas educativos deben estudiar cómo pueden ayudar a los padres, que están muy ocupados, a desempeñar un papel más activo en la
educación de sus hijos, tanto dentro como fuera de la escuela.»

Francesca Borgonovi

El papel del entorno en el desarrollo personal de niñas y niños

También te puede interesar