Descubriendo Carnota. Petroglifos y mucho más.

Teníamos referencias cercanas sobre Carnota (Galicia) y, tras las semanas de confinamiento, decidimos cambiar de aires y pasar unos días por allí. Realmente no buscamos demasiada información antes de partir, salvo la meteorológica, que fue la que nos acabó de convencer: la temperatura máxima en el entorno de Finisterre se quedaba en la mínima de Córdoba en las primeras semanas de verano.

Playa de Carnota

La playa de Carnota y el monte estaban caminando a escasos minutos desde el alojamiento. No podíamos imaginar a nuestra llegada que encontraríamos un lugar con tantos recursos para el disfrute de los sentidos.

Bajo el hórreo de Carnota.

Sin duda, algunas sorpresas serán comunes a toda Galicia, o incluso el norte peninsular. Pero al observarlas en el entorno de Carnota, las emplazo en esta relación de curiosidades que nos han encantado durante nuestra visita, y que esperamos tener ocasión de ampliar en el futuro.

Carnota se abrió ante nosotros, con infinidad de detalles que ir descubriendo y saboreando. Dejo aquí solo algunas pinceladas. Esta publicación no pretende ser una guía de viaje (requeriría aportar muchos más detalles y de forma más ordenada). Al final os dejaré enlaces para ampliar información.

18 motivos para volver a Carnota (y a Galicia):

1. Los días estivales son más largos.

Aunque viajemos en coche hasta Galicia y se nos haga cercana, desde Andalucía supone ir hacia el norte 5º (unos 700 km), por lo que la duración de los días allí es mayor en periodo estival, permitiendo que podamos alargar las excursiones más que en nuestro lugar de origen. Si añadimos que las temperaturas permiten salir también durante las horas de más calor (incluso durante la siesta), sin duda podemos disfrutar de jornadas más extensas.

Senderos por Carnota.

2. Los paisajes y la biodiversidad, tanto de costa como de interior.

A la belleza visual hay que añadir el disfrute de pasear en un lugar con tanta vida y biodiversidad. Por cualquier rincón proliferan las especies vegetales y animales.

En las playas hay mejillones, lapas, bígaros, almejas, navajas,…

Babosa negra (Arion ater)

¡Qué decir del monte! Destaco una especie que nos hemos encontrado en algunos senderos en umbría, la babosa negra (Arion ater).

Si vais atentos, tanto a la vista como al olfato, podréis encontrar laurel en algún que otro camino.

Podéis consultar los hábitas y especies de la ZEC Carnota – Monte do Pindo en este enlace de la Xunta de Galicia.

3. Boca do Río, un lugar donde disfrutar en familia.

La playa de Carnota es la más grande de Galicia. De arenas finas, tras la duna cuenta con espacios ideales para la avifauna.

Boca do Río, Carnota.

Si bien sus aguas, del Atlántico, son frías, cuenta en el extremo norte con la Boca do Río, una zona en la que queda más tibia el agua en pozas de diferentes profundidades durante la marea baja, haciendo las delicias de mayores y pequeños.

4. La gastronomía.

Además del pescado y marisco, el entorno nos ofrece productos autóctonos de gran calidad: la leche de pastoreo, el pan, las empanadas, los quesos, la miel,… Podéis adquirir en supermercados y tiendas de la zona algunos, tanto para consumo durante vuestra estancia como para llevar de vuelta a casa.

5. El hórreo y el pombal.

Hórreo de Carnota.

Para almacenar productos agrícolas, prácticamente todas las casas del entorno cuentan con su propio hórreo. Carnota y Lira cuentan con un hórreo y un pombal comunitarios, los mayores construídos. Merece la pena conocer ambos.

Pombal de Carnota.
Hórreo y pombal de Lira.

6. Las personas.

Sin duda, se quedan cortos quienes hablan de la hospitalidad y amabilidad de quienes habitan Galicia.

La lengua gallega es la utilizada habitualmente en la cartelería. Algunos términos requerirán traducción.

Al consultar una carta para elegir un plato de croca (ternera), raxo (lomo de cerdo) o zorza (lomo achorizado).

Otros, sin requerir traducción, son curiosos. Por ejemplo, al ir al baño o en una tienda de camisetas leemos a menudo «mozos» y «mozas«.

7. Arquitectura local.

La tipología de edificios tradicionales, en piedra, es única. Las calles en las aldeas son angostas para el tránsito de coches, puesto que proliferan diversas construcciones relativamente próximas entre sí: viviendas, naves, lavaderos, hórreos,…

Vistas desde la cocina.

Las vistas de nuestro alojamiento eran prueba de ello. Cada ventana nos ofrecía una estampa para enmarcar, ya fuera hacia la playa o la montaña.

8. Agua de las fuentes.

Manantiales, regueros y arroyos vierten agua fresca hacia la costa. En las aldeas y caminos hay numerosas fuentes, de agua potable. Aún vigente la costumbre de ir a por agua a ellas.

Fuente de agua en Sofán (Carnota).

9. Museo de cerámica.

Desde la carretera vimos la indicación de un desvío hacia el Museo de cerámica, y decidimos seguir las flechas. Nos condujeron a una casa de excelentes vistas a la playa de Carnota (desde el norte) donde nos recibió Nacho Porto. El artista nos fue explicando el origen y la evolución de su obra. Podéis ver una muestra e incluso adquirir piezas en su página.

El museo incluye obras de cerámica (un curioso bestiario, esculturas, vajillas, cuadros,…) y camisetas con diseños muy cuidados y con mensaje.

10. La cascada de Ézaro.

La única en Europa que vierte sus aguas al mar, sus 40 metros de salto ofrecen una vista espectacular. Cuenta con una zona con bancada donde poder sentarse a disfrutar de la vista y el sonido del agua al caer.

Cascada de Ézaro.

11. El olimpo celta (Monte Pindo).

Durante la semana que pasamos en Carnota, el Monte Pindo estaba «tocado» por una nube frecuentemente. La singularidad de sus rocas graníticas, modeladas con formas circulares, lo hacen escenario de mitología, por lo que es conocido por el Olimpo de los dioses celtas.

Playa de Carnota y el Monte Pindo.

12. El verde agro gallego.

La zona rural gallega cuenta con singularidades como los tractores, de tamaño mucho menor que el habitual en otras zonas geográficas.

Casa verde.

Singulares y pequeñas también son las paradas de autobús.

Cooperativa verde.

La estampa rural gallega, de verdes intensos, parece que se ha trasladado del campo a la ciudad, encontrando en ambas zonas numerosas fachadas de ese color (nada habituales en otras latitudes).

Naves agrícolas verdes.

Las balas de paja cilíndricas, aunque pueden verse en otras regiones, sin duda aquí son las más comunes.

13. Una plaza pentagonal.

La de San Gregorio, que no solo tiene una planta pentagonal, sino que la cerca perimetral también está diseñada con ese motivo.

Plaza pentagonal de San Gregorio (Carnota).

Es curioso que en la foto aérea, de hace unos años, aparece también una fuente pentagonal en su centro, que ha sido sustituída por un enlosado en color blanco (el resto es gris).

14. La Senda Verde y la red de caminos de Carnota.

Los senderos que van hacia el monte que rodea Carnota enlazan con la Senda Verde, de piso bastante firme y pendientes suaves, que nos permiten recorrerlo con facilidad tanto a pie como en bicicleta.

Indicador en la Senda Verde de Carnota.

A lo largo de su recorrido nos permite disfrutar de la biodiversidad de la zona, así como de enclaves del Museo Arqueológico Abierto. Desviándonos unos metros de la Senda Verde podremos alcanzar las localizaciones de varios petroglifos y miradores naturales.

15. La fortaleza celta: el Castro de Mallou.

El entorno de Carnota ha sido habitado por personas, al menos, desde el Neolítico. Prueba de ello son los restos de la fortaleza celta conocida como Castro de Mallou.

Camino hacia el Castro Mallou.

El sendero que nos conduce hasta el enclave discurre junto a un arroyo en el que podemos encontrar un molino en excelente estado de conservación.

Molino en Carnota.

Si bien el acceso al castro es complicado por la proliferación de arbustos con especies de espinas grandes, bien merece la pena para contemplar las vistas a la playa de Carnota.

Vista panorámica de Carnota y Monte Pindo desde Castro Mallou (Carnota).

16. Petroglifos de Filladuiro.

Los petroglifos son figuras grabadas en rocas, generalmente de gran tamaño y con la cara superior a ras de suelo. Debemos prestar atención para no pisarlos. Ante la duda, mejor evitar pasar sobre las piedras.

Playa de Carnota desde el enclave de los petroglifos de Filladuiro.

Creados por los habitantes de la Edad de Bronce principalmente, se han ido redescubriendo por diversas áreas donde habitaron los celtas en la antigüedad.

No existe actualmente certeza de qué representan las figuras. Abundan los motivos geométricos en el enclave. En particular, círculos concéntricos con un punto en el centro.

Círculos de los petroglifos de Filladuiro, en Carnota.

Algunas hipótesis apuntan que estas representaciones geométricas, llevadas a cabo por diferentes civilizaciones de la prehistoria, con un punto rodeado de círculos, simbolizan al Sol.

17. Petroglifos de As Laxiñas.

El acceso a As Laxiñas es digno de un cuento de hadas. A través de un sendero cubierto de arboleda, se abre a los espléndidos petroglifos situados en uno de los mejores miradores a la playa de Carnota. Fijáos el tamaño de algunas de las figuras geométricas junto a las que me senté a disfrutar de las vistas.

Motivos geométricos en los petroglifos de As Laxiñas.

Como se puede apreciar en la imagen, son muy visibles cuando el sol está ya próximo al ocaso.

18. Petroglifos de Laxe Escrita.

Descubiertos a finales del siglo XX por un grupo de escolares, los petroglifos de Laxe Escrita tienen mayor variedad de motivos. Quizás por ser un enclave muy accesible por su cercanía al núcleo urbano y su situación, justo lindando con el camino, incluye figuras realizadas en épocas más recientes. Así, además de las datadas en la Edad del Bronce contiene algunas posteriores, de la Edad de Hierro, e incluso algunas medievales.

Círculos y cruces celtas en Laxe Escrita.

… y ganas de volver.

Lo que hemos conocido durante nuestra corta estancia nos hacen desear volver a Carnota. Nos sabe a poco un solo sorbo de Galicia.

Cierro esta entrada especial mientras contemplo nuestro petroglifo (de Nacho Porto, ¡no hemos arrancado ni cogido nada!).

¿Quieres saber más?

Videotutorial para preparar un Breakout con Genially

Os dejo una lista de videos realizados a petición de mi alumnado para poder hacer un breakout basado en una serie de misiones a superar, empezando desde el principio: crear una cuenta.

Lista de videos:

  1. Crear una cuenta Genially.
  2. Estructura del juego.
  3. Crear un Genially.
  4. Primeros pasos en Genially: páginas, fondos, texto, elementos interactivos y previsualización.
  5. Otros elementos en Genially: modo de navegación, recursos, insertar videos,…
  6. La estructura del juego en la interactividad de Genially: navegación entre distintas páginas y otros recursos. Agrupar y desagrupar elementos.
  7. Revisión final del Genially: estructura, interactividades, página final y listo.

Cuadrado, octógono y pirámide plegando papel

Llevaba un tiempo disfrutando de las creaciones que plegando papel comparten personas de todo el mundo. A menudo, se utiliza para enseñar geometría de forma manipulativa.

Desde siempre me ha gustado este tipo de manualidad, pero me quedé en formas sencillas como el barquito, la pajarita, el sombrero, los avioncitos o algún cohete o nave espacial. Así que he decidido investigar un poco y aprender cómo llevar a la clase de Geometría esta particular forma de combinar arte y geometría.

En este video vemos cómo construir simplemente plegando papel un cuadrado, base para cualquier figura. En este primer ejemplo vemos cómo obtener el octógono mientras observamos los distintos triángulos que aparecen al ir realizando las sucesivas bisectrices, los ejes de simetría,…

Ya para terminar, plegando el octógono de forma sencilla podemos construir un sencillo cuerpo geométrico: una pirámide de base cuadrada.

Espero que os guste e inspire este vídeo sobre origami o plegar papel.

Con esta entrada participo en el Carnaval de Matemáticas, que en esta octogésima novena edición, también llamadada 11.3, está organizado por Fran Martínez Seoane a través de su blog Astronautas y Robots vs Coronavirus.

Cómo empezar con Graspable Math

El confinamiento actual nos ha llevado a docentes a explorar o profundizar en herramientas que nos permitan compartir con el alumnado nuestra pantalla a modo de pizarra.

Esta mañana me han pedido que les explique algunos detalles de Graspable Math con objeto de practicar paso a paso la manipulación de expresiones algebraicas (cursan primero de la ESO).

Con Graspable podemos introducir texto (enunciados, explicaciones,…), utilizar el lápiz (electrónico o a mano alzada, como es mi caso), insertar o integrar Geogebra e incluso YouTube (confieso que esta última opción no la he utilizado por el momento).

Dejo aquí el videotutorial que les he preparado por si sirve a la comunidad educativa de matemáticas o STEM. Espero que os sea útil.

El caso del ojo de Sauron: problemas de álgebra (breakout)

El caso del ojo de Sauron te propone resolver una serie de misterios para lograr alcanzar la recompensa. ¿Lograrás desvelar la clave?

Los matemáticos se han vuelto locos.

– ¿Por qué me molestas para decirme algo que ya sabía?

Porque tú te has iniciado en el lenguaje algebraico, ¿no es así?

– Uhm… ¡Como cualquiera que estudia la ESO! ¿Acaso tú no?

– Se supone, pero se me da fatal. Hay una recompensa en un maletín para quien logre descifrar el maldito código.

– Y, ¿por qué no empezaste por ahí? ¡¡Vamos!!

Este post forma parte del Carnaval de Matemáticas en esta octogésima octava edición también denominada 11.2 organizada por Rafael Martínez Gonzalez a través de su Blog El mundo de Rafaillo en Twitter @Rafalillo86

La energía mecánica o del movimiento

Os dejo una presentacion para repasar el cálculo de la energía del movimiento con algunos ejemplos.

Esta actividad está dirigida al alumnado de Física y Química de 2º de la ESO.

El reino del Álgebra. Vive la aventura (breakout repaso ecuaciones primer grado).

Los números y las letras se han reunido en el reino del Álgebra. En un lenguaje propio, el algebraico, encierran un código oculto que conduce a un tesoro. Si quieres alcanzarlo, debes adentrarte en su territorio. ¿Te atreverás?

Las cifras y las letras han fundado su reino, el del Álgebra.


Si quieres disfrutar del tesoro que han escondido, deberás buscar las pistas que te irán surgiendo explorando los rincones sus islas.


Surgirán dificultades, puede que la derrota de espere en algún recodo. Pero nada que la perseverancia no logre superar.


Prepara lápiz y papel y no pierdas detalle para lograr alcanzar el tesoro.

Esta actividad está diseñada para repasar las ecuaciones de primer grado con alumnado de 1º y 2º de la ESO que previamente se han trabajado de forma manipulativa con la balanza de baldosas (tiles).

En esta otra entrada os dejé la presentación utilizada para la balanza de baldosas.

Si queréis ver solo el video, este es el enlace.

Para seguir aprendiendo y practicando, te recomiendo que te pases por las actividades interactivas que existen en Geogebra. Esta simpática actividad de Javier Cayetano nos encanta. La llamamos «el comercio de Alí en el mercado de Fez» (jeje).

El reino del Álgebra

Ecuaciones de primer grado con la balanza

Sumérgete en esta refrescante actividad para resolver ecuaciones de primer grado con la ayuda de la balanza de baldosas.

¿Conseguirás superar el reto?

 

Esta entrada participa en la Edición 1 del Año 11 del Carnaval de Matemáticas cuya anfitriona es MoniAlus a través de su blog El mundo en un chip.